Turismo cannábico: cómo funciona la primera finca de producción medicinal de la Argentina

Ubicada en Sañogasta, La Rioja, el terreno de 8 hectáreas está distribuido en 6 de nogales y 2.500 metros cuadrados de cultivo experimental.
Tras años de investigación, estudio y relevamiento de campo, nació la primera finca de turismo cannábico en la Argentina, la cual además promueve la educación sobre el cannabis para avanzar hacia una comprensión más informada y objetiva de sus usos y beneficios.
Se trata de UNGE, un lugar donde se llevarán a cabo distintos tipos de eventos y celebraciones para activar experiencias sensoriales y naturales que se conectan con el entorno. Además, la empresa argentina se dedica a la producción de flores de cannabis con fines medicinales que busca abastecer la industria mediante procesos productivos, eficientes y sostenibles con el fin de promover la salud, el bienestar y una mejor calidad de vida.
Ubicada en Sañogasta, La Rioja, la finca de 8 hectáreas está distribuida en 6 de nogales y 2.500 metros cuadrados de cultivo experimental de cannabis medicinal, aún en etapa de investigación y desarrollo. Su modelo de cultivo está basado en prácticas agrícolas sostenibles a través del sistema de cultivo outdoor y una infraestructura complementaria, que cuenta con sala de germinado, centro propagativo, superficie de cultivo, reservorio de agua, diferentes sistemas y circuitos de riego, secadero, sala de curado y sala de almacenamiento.
Propuesta turística
La finca propone una vivencia que se adapta según el gusto de los turistas. El personal del lugar se encarga de brindar diversidas actividades y ofrecer el servicio de asistencia técnica para el cultivo del cannabis. En ese sentido, en los recorridos se explican los procesos de cultivo y cosecha. Por ahora, la experiencia no incluye la venta de productos medicinales, ya que todavía no se realizan en el predio.
En tanto, los recorridos guiados informan sobre el proceso de producción, con detalles y explicaciones sobre cada etapa. Además, ofrecen la posibilidad de hacer senderismo por caminos que atraviesan el bosque de nogales hasta puntos panorámicos en altura, sobre la Cuesta de Miranda.
Triple impacto
Según señala la web oficial, la propuesta busca generar un triple impacto: ambiental, social y económico.

Impacto ambiental: el cultivo de cannabis medicinal puede tener un papel significativo en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que absorbe positivamente el Co2. Además, el uso de técnicas de cultivo sostenible y la adopción de prácticas ecológicas mejoran la calidad del aire, la remediación de suelos y del agua.
Impacto social: la firma busca contribuir a la educación y la conciencia sobre los beneficios y los usos del cannabis medicinal. Uno de los fines de la difusión de esta información es reducir el estigma y la discriminación asociados a la planta.
Impacto económico: la industria del cannabis medicinal se encuentra en auge y genera empleos y oportunidades para las economías regionales.

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *